Donde ir, que visitar, cuando y como..... Barx

Una vez ha llegado a este rincón del mediterráneo agraciado por su clima, por su entorno y por sus gentes, aquí podrá visitar sus monumentos más antiguos, desde los realizados por el hombre  y de obligada visita  como es la Iglesia parroquial de “San Miguel Arcángel” que data de S.XVII- S.XIX, los Riu-Rau, utilizados antiguamente para el secado de frutos, El Calvario  de S.XVIII-XIX, y la Drova, ahora zona residencial, antigua granja cisterciense del monasterio de la Valldigna, donde los monjes venían a reposar y curarse de sus enfermedades; las casas de la Drova, la plaza de la Constitución, núcleo original del pueblo y las Neveras S.XVIII, eran utilizadas para almacenar la nieve caída en invierno y así guardar alimentos durante gran parte del año, así como visitar también sus numerosos parajes naturales de interés, como el macizo de Aldaia, fuentes como las del Cirer, Mongetes, l’Om o Gamellons, etc.

Su famosa “Avenc de la Doncella” con su leyenda o panorámicas como la que se divisa desde el Mirador o el mismo restaurante de la Visteta,  también  está la cueva del Parpalló, yacimiento del Paleolítico Superior, o la cueva de les Malladetes,  la Drova desde donde veremos el Mondúver. Este monte ha estado ligado siempre a Barx, pues el primer sábado de agosto los vecinos y amigos lo ascienden para contemplar el amanecer desde lo más alto, ante una panorámica inigualable de la comarca e incluso se puede avistar también en días claros la isla de Ibiza.

Las numerosas sendas de pequeño recorrido que discurren por la zona conforman también uno más de sus atractivos  para la realización de senderismo en Barx, los más conocidos son el PRV-60 y PRV-51.

Gastronomía

De la cocina local, cabe destacar sus dulces típicos: mones, pastissos i rossegons, así como sus excelentes  carnes y embutidos, figatells, y  la miel de romero o azahar. Los fines de semana existe la posibilidad de adquirir estos productos en los establecimientos de la población.

Paseo natural
Desde Gandía, atravesaremos Marxuquera y llegaremos a la Caldereta. Al finalizar la subida, comienza el término de Barx con  la Font de l’Om o de la Drova, a los pies de los montes de Aldaia, donde existe una sima de hasta más de 100 metros de profundidad en dos caídas, la primera de 80 metros. Por la misma carretera de camino a Barx, pero a mano derecha,  y la Visteta, mirador de la Valldigna. Hacia Barxeta, llegaremos al Pla de Suro, con la cueva del mismo nombre, de interés espeleológico.

Simat de la Valldigna

Rodeada de montañas, bellos parajes y campos de naranjos. Confluencia de historia, tradición, cultura y naturaleza. Simat de la Valldigna permite disfrutar de la esencia del pueblo, que aún se conserva en la autenticidad de la tierra y de la gente. Es una localidad de excepcional belleza que vale la pena conocer.

Dentro de la comarca de la Safor, en la provincia de Valencia, Simat de la Valldigna forma parte de una valle denominado La Valldigna, que constituye una subcomarca natural rodeada por las montañas de la sierra de Corbera al norte, la del Mondúver al sur y se abre hacia levante, desde donde se extiende hasta el mar.

La historia del municipio está íntimamente relacionada con el Monasterio de Santa María de la Valldigna. Fundado por el rey Jaume II en 1298, fue habitado por monjes cistercienses hasta 1835. Más de un siglo después, fue adquirido por la Generalitat Valenciana, quien, a partir de esa fecha, impulsa su restauración.

Para descubrir Simat de la Valldigna los visitantes pueden realizar la ruta urbana Els Tresors de Simat que muestra los lugares más emblemáticos del pueblo: el Ayuntamiento; la Capilla de la Mare de Dèu de Gràcia, situada en la parte exterior del monasterio; La Font Gran y el Llavador, nacimiento de agua natural y punto de encuentro de los vecinos de Simat; la Font Menor; la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel; y la Ermita de Santa Ana, antigua Mezquita de la Xara, del siglo XV, una de las más importantes de la Comunidad Valenciana que todavía conserva los arcos del mihrab y otros elementos característicos de la arquitectura musulmana.

La ruta puede realizarse por libre, acompañado de un guía local, o bien con la utilización de una audioguia en la cual un caballero medieval narra la historia del pueblo y nos acompaña para descubrir los Tesoros de Simat. La visita finaliza en la Tourist Info, donde los visitantes pueden hacerse una fotografía convirtiéndose en princesas, caballeros o monjes.

Situado en un entorno natural de excepcional belleza, desde Simat de la Valldigna se abren unas panorámicas sorprendentes. Los amantes del senderismo encontrarán también en Simat de la Valldigna diferentes rutas de importante valor medioambiental. Los parajes del Pla de Corrals y les Foies, dos mesetas situadas en el término municipal con altura media de 600 metros. En les Foies, podrán visitar la Font del Cirer (con una zona de picnic) o las arcadas de esta fuente, conocidas como “Les Arcaes” (siglo XVIII), que son los restos de un antiguo acueducto que abastecía de agua a los monjes del Monasterio. PR-CV 51 / PR-CV 50 / GR-CV 236.

En el municipio, las fiestas patronales se celebran los días 4, 5 y 6 de agosto en honor a els Santets de la Pedra, a Nuestra Señora de Gracia y al Santísimo Cristo de la Fe, respectivamente. Las fiestas se despiden el día 7 de agosto, con el conocido Dia del Gos, con un desfile de farolilos de sandía. Se realizan todo tipo de actividades, aunque destacan les vaquetes al carrer y las verbenas. También cabe destacar otras fiestas: el 17 de enero, festividad de San Antonio. El 15 de marzo, día de la Valldigna, se instala un mercado medieval alrededor del Monasterio. El 25 y 26 de julio, festividad de Santa Ana y San Jaime, se realizan danzas en la Mezquita de la Xara.

En Simat de la Valldigna podemos disfrutar de gastronomía típica de las tierras valenciana, como el arroz guisado de las formas más variadas, les coques de dacsa, las clásicas empanadillas de toda clase de verduras, la coca de Sant Antoni o el arnadí para los postres.